“O te matas o te matan” : La cruda realidad que viven hoy las personas trans en Chile

Los testimonios recogidos por la Red.cl dan cuenta de una realidad que el Chile de hoy aún no está dispuesto a asumir, escondiendo su mejor cara en discursos de integración, sin embargo, desde el mundo Trans la realidad es muy distinta. Las muertes por suicidio o Transfobia, la cruda situación que han vivido en pandemia, la relegación al comercio sexual, la discriminación en la misma familia, colegio y lugares de trabajo y sobre todo las diferentes violencias con la que conviven diariamente, reflejan el abandono y la deuda que cargamos como sociedad

Por: Marcela Mellado

Vittorio tiene 40 y Olimpia 45 años, ambos son personas Trans. Vittorio comenzó su transición hace unos tres años cuando realmente descubrió la identificación con lo que sentía desde que era un niño, y encontró a su “verdadera familia”, no la biológica, si no la real, aquella que lo acoge, que lo representa, que lo apaña y aquella que le permite ser él en el mundo.

La historia de Vittorio, que significa “Victorioso” está cruzada por eventos de soledad, decisiones dolorosas y violencias vividas que le ha llevado a renunciar a lo impensable, la familia biológica. Esta decisión no es ajena en el mundo trans, porque la mayoría de las veces la violencia comienza en la misma familia la que termina por echarlos de la casas, lo que conlleva a que la persona Trans llegue a tomar una de las más difíciles decisiones como es quitarse la vida o injustamente, morir a manos de un tercero .

Hace unos días se conoció a través de medio de comunicación, la muerte de Valentín Quezada, un chico trans que estudiaba medicina veterinaria, estuvo seis días desaparecido y finalmente fue encontrado en las aguas del río Chillán, bajo el puente Nebuco. Su muerte revivió la importancia de visibilizar una realidad que como sociedad no se ha querido asumir: Las personas trans y la imperiosa necesidad dar el espacio, reconocimiento y derechos que como todo ser humano les corresponde.

Para Vittorio esta nueva muerte de un compañere vuelve a acongojarlo en lo más profundo “Desde mi vivencia trans un compañero o compañera que se va, de nuevo me sacan un pedacito de corazón, porque aunque no conozca a esa persona puedo suponer cuales fueron las causas de su muerte o el fin, que generalmente es porque te matan o porque tú te matas”

El dolor de ser rechazado por tu propia familia

Pensar que tus padres, hermanos y tu núcleo más cercano y querido puede darte la espalda en momentos que más lo necesitas ocurre y como dice el dicho “sucede hasta las mejores familias” , así lo confirmó la investigación realizada por la Red.cl al escuchar los testimonios de Fer, Vittorio y Olimpia entre otros relatos.

Las personas Trans por lo general nacen en familias muy conservadoras, donde puede haber una gran carga religiosa, carga política y eso lleva a que las personas Trans género tanto binarios como no binarios, tanto masculinos como femeninos y todas las expresiones que se encuentran, los lleven a sufrir diferentes grados de violencia sicológica, física y aislamiento en el núcleo familiar.

“Muchas de las personas que hemos vivido la experiencia de transitar, nacimos en este núcleo conservador, la familia no lo entiende, no quiere entenderlo tampoco, no se coloca en el lugar de la persona Trans y las aísla de sus casas, las echa a la calle y siendo muchas veces menores de edad, entonces la persona Trans a parte de ser super valiente para enfrentar la vida, tiene que ser super valiente para enfrentar una sociedad de la que todavía no está completamente preparado”, relata Vittorio.

En esta cruda realidad que parte, muchas veces, en la niñez o adolescencia, la vida se coloca cuesta arriba, partiendo por la supervivencia a la cual deben enfrentar “siendo menor de edad es muy difícil conseguir trabajo porque necesitas el permiso de tus progenitores, tampoco puedes conseguir donde vivir, tienes que salir del paso, todo ese estrés se va sumando”, expresa Viitorio y agrega “se suma el factor ambiental de las personas, en el sentido del lugar donde estudias, el lugar donde llegue a trabajar donde no lo entienden, no tienen protocolos internos para poder resolverlo, entonces la persona en lugares de estudio y de trabajo sufre mucho acoso y bullying por ser una persona Trans”, dice Vittorio.

“Entonces se suma que fuiste abandonado por tu familia, no te reconocen en los lugares de trabajo o de estudio como una persona Trans es decir te ignoran, ignoran tu identidad, te borran básicamente del contexto social; entonces obvio que en una constante la persona va a tomar la decisión de no querer seguir viviendo en este mundo”

“Lo que sucede con las chicas Trans es que las echan de la casa, generalmente no terminan su escolaridad por ese mismo acoso donde sufren este borrado de identidad, no les queda otra que dedicarse al trabajo sexual y dedicándose a esto no pueden terminar la escolaridad, esto sucede en menores de edad y pasada a la edad adulta, porque el trabajo sexual te demanda muchísimo tiempo y energía”. Agrega “desde mi punto de vista a nadie le gusta elegir hacer trabajo sexual, sería preferible tener un trabajo estable”

El grito de vivir (el miedo a ser muertas)

El camino que las personas Trans géneros deben abrirse en nuestro país es de una constante reivindicación por derechos fundamentales, partiendo por el derecho a la vida y a un transitar libre y sin miedo por el territorio nacional, lo que para ellos, ellas y elles, aún no es posible.

Olimpia, la presidenta de la organización Amanda Jofré- Sindicato Nacional Independiente de Trabajadoras Sexuales Travestis, Transgéneras y Otras “Amanda Jofré” fundada el año 2004, entrega un relato estremecedor y que sólo lo otorga la vivencia de haber sufrido en carne propia el odio a lo diferente, a lo “anormal”, “al marica”, a los “desviados”, a los” torcidos”, a los “depravados”, a los “pervertidos”, a los “degenerados”, a los “repugnantes”, a las “Mentes torcidas” y a otros cientos de calificativos y sobrenombres con los que se les ha llamado por años a personas trans que realizan el comercio sexual.

Olimpia comienza así: “Mataron a un amigo en Estación Mapocho, era Trans género masculino, por balazos, fue un ataque de odio. Lo velamos afuera de la Piojera, hace unos días, en un cajón abierto porque era muy conocido. Otra amiga de Arica, se ahorcó por el odio, la discriminación y la violencia de no tener otra opción, de no tener una integración laboral. Yo, a pesar de todo lo que me ha pasado me fortalezco para proteger a mis amigas”, dice.

La presidenta de Amanda Jofré tiene una voz ronca, fuerte, empoderada y desafiante a través del cual entrega datos desoladores que muestran la cruda realidad de la que son parte las personas trans que ejercen el trabajo sexual, Olimpia señala que la esperanza de vida es de 35 y 40 años, en las personas Trans femeninas por lo que conlleva el ejercicio del oficio, tales es, en muchos casos, aceptar las diversas violencias que pueden suceder dentro de una relación sexual, incluso el verse expuestas a la muerte.

“Yo soy una sobreviviente, tengo 45 años, no adquirí el VIH porque o sino estaría muerta, he sido 5 veces agredida y la última vez me quemaron tres hombres. Yo he bloqueado todo ese proceso, pero sí quiero que paguen los culpables, hoy estoy con resguardo de la fiscalía porque ellos me están buscando”, dice Olimpia cansada de tener que salir a la calle con miedo a morir y de ver cada cierto tiempo compañeras o compañeres muertos a causa del odio y la violencia social de la que son víctimas.

“Hay una falta de voluntad y hay una deuda de la que no se han hecho cargo,” dice krís Córdova, persona no binaria de expresión femenina, con pronombres femeninos o neutros, ella es miembro del directorio de OTD Chile organizando Trans diversidades y que trabaja por las persona Trans, no binarias a los largo de todo el país.

Las batallas que llevan las organizaciones en materias de reinvindicación de derechos son esenciales, “lo principal es el reconocimiento, a nivel de derechos humanos en el ámbito internacional hay una alineación con el respeto y el reconocimiento a las diversidades y es lo que debe ocurrir a nivel de Chile, que haya un reconocimiento de la asistencia de las personas Trans, el derecho a la identidad sin límites de edad, que se reconozca que existe violencia, discriminación, marginación que sufren nuestras comunidades”.

Sin embargo una de las más relevantes ha sido conseguir el cupo laboral, que pretende establecer legalmente un cupo laboral en las empresas para personas Trans y Kris dice que “la educación es fundamental y hay una deuda con esto porque si tu no conoces no puedes entender para poder tomar acción desde la empatía y entender con conocimiento de causa lo que está viviendo y haya un real reconocimiento de otro no porque alguien me obligó”.

“En salud hay muchísimas deudas, el sistema de salud no hay ninguna estructura a nivel central que regula los temas de la persona trans desde el Ministerio de Salud hacia abajo no hay ninguna política política pública que trate los temas de las personas trans excepto una circular que dice que debe respetar los nombres sociales de la personas trans pero esta archivado”, dice Kris.

“El problema de la salud es que si yo quiero acceder a hormonas o a tratamientos de algún tipo no esta cubierto por Isapre tampoco Fonasa, para acceder a las prestaciones la única opción es hacerlo todo privado y en los hospitales que hay ha sido por personas sensibilizadas de buena voluntad que han dicho armemos un programa para esta gente que está tan tirá, entonces, esto no puede ser que sea por voluntad. Tienen que haber un acceso igualitario y garantizado.”

“Entonces este acceso universal es fundamental y por eso estamos con el Colegio de Matronas y del Colegio de Profesores en una iniciativa que se llama Ser Trans para Chile para avanzar y mostrar que hay una realidad que ya hace mucho tiempo que hay una deuda de la cual no se han hecho cargo”., expresa quien es miembro del directorio de la OTD Chile.

Olimpia, lo dice imperiosamente “necesitamos trabajos, estamos peleando la Ley Trans Travesti”, la crítica es profunda a una sociedad y al Estado que, desde su punto de vista, las ha relegado y marginado a ejercer el trabajo sexual.

“Para el Censo, luchamos por conseguir que las personas Trans tengan visibilidad, que seamos un número, pero no aceptaron”, dice Olimpia, así mismo manifiesta con frustración cuando relata que como organización Amanda Jofré no pueden postular a ningún beneficio de fondos internacionales “por que Chile está considerado con una renta alta”., lo cual es avalado por Kris, de la organización OTD Chile.

La importancia de que el Estado asegure una cuota Trans en las empresas es avalado por Vittorio “es tan importante que en todos los lugares de trabajo haya una cuota trans, el cupo laboral tiene que ser de unas 5 personas porque es mucha la necesidad de trabajar de una persona trans, y confiesa “yo tomé la decisión personal que para ser trans, para salir al mundo en esta sociedad es complejo, decidí hacer un Cispassing que es pasar por ser un hombre heterosexual, por lo que yo en general no digo que soy una persona trans, hasta que realmente me conocen”

Informe de DDHH de la Diversidad Sexual y Género

El XIX Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género realizado por el Movilh, indica que al año 2020 fue uno de los más dramáticos en relación a la violencia sufrida por la comunidad LGBTIQ+ “Los atropellos aumentaron un 14,7%, con 1.266 casos, la cifra más alta conocida hasta ahora. Los incrementos se expresaron en buena parte de los abusos más graves, como son los asesinatos, las golpizas, la violencia intrafamiliar y los acosos, que cada vez son dirigidos con más fuerza y periodicidad contra los/as activistas LGBTIQ+” , indica el informe.

“En 2020 ocurrieron homicidios; golpizas con palos, fierros, piedras, puños, pies y bototos; cortes con vidrios, ataques con arma blanca, quemaduras con cigarrillos, intentos de asfixia, secuestros, torturas, expulsión de las casas, abandono familiar, personas en coma o con secuelas, bullying, abuso laboral, detenciones arbitrarias, torturas en manos de agentes estatales, campañas contra la igualdad de derechos, lobby de autoridades para boicotear la igualdad legal y agresiones contra los/as defensores/as de los derechos humanos LGBTIQ+”, se publica en el estudio”.

Una situación preocupante es lo que sucede en regiones, independientes del Bío Bío, Región Metropolitana y Valparaíso, dice la investigación “el nivel de denuncias es bajo, lo cual explicita que la homo/transfobia está latente al igual como ocurría en el Gran Santiago en las década de los 90 o los primeros años del 2000, por lo que se desconoce el número real de abusos, debido al temor a reportarlos o a la carencia de redes de apoyo. Por tanto, en tales regiones, cualquier pequeño aumento de las denuncias, bien puede explicarse por un mayor empoderamiento de las víctimas, antes que a un incremento de la discriminación”

El estudio revela que a nivel nacional las discriminaciones y abusos más preocupantes se encuentran “las “declaraciones homo/transfóbicas” que aumentaron un 208%, seguidas por la “marginación en los espacios públicos o privados” (+106,4%), las “movilizaciones homo/transfóbicas” (+93,5%), las “agresiones físicas o verbales perpetradas por civiles” (+80,8%), “la discriminación comunitaria (+51,4%), la discriminación laboral (+50%) y los asesinatos (+20%)

Entender lo Trans

Dani Torreblanca es una persona Kuir, psicóloga de “Reconstruyendo Espacios” una organización que tiene por objetivo acompañar a las personas sexo género diverso que ha sufrido, sufren o sienten que viven violencia. Es una organización autogestionada, sin fines de lucro, que aporta desde el ámbito sicosocial.

La profesional explica “la persona Trans es la que disiente y busca un género diferente del que se le asignó al nacer.

“Dentro de la concepción de lo Trans se encuentra el término binario, todo lo que es Trans se basa en disentir del binarismo, el binarismo es la identificación con ser hombre o mujer y pueden haber personas Trans no binarias, Kuir, Bi género entre otras posibilidades”, dice la psicóloga.

“Transfemenines son quienes se presentan desde una identidad femenina (trans) y su sexo asignado al nacer era masculino/macho. Les transmasculines por su parte presentan identidad masculina (trans) y el ‘sexo’ asignado al nacer era femenino/hembra. Esto eso sí no se habla tan directamente a no ser que la misma persona lo haga, porque el sexo asignado al nacer y el rol social que implica no le identifican”.

La profesional de “Reconstruyendo Espacios” señala que “es lo mismo que pasa con el mencionar su ‘nombre muerto’ que puede o no permanecer vigente como nombre registral, o al no respetar sus pronombres, a lo que suele llamarse ‘malgenerizar’, porque con ello no estás respetando el género que le identifica”.

“La persona Trans debe ser respetada partiendo por su nombre social y sus pronombres que son femeninos “La” (s) haciendo referencia a ella (s); pronombres masculinos el/él/ ellos y pronombres neutros “Le” (s) o Elle (s), que quiere decir que no se identifica con ninguno de los dos primeros; lo importante es que las personas pregunten cuál es el nombre social y cuáles son los pronombres. Las personas Trans me van diciendo y es lo que yo tengo que respetar”., explica Dani.

Ser migrante trans en Chile

“He vivido mi mayor discriminación en la salud, yo sufro un dolor crónico y debo recurrir al sistema de salud, una vez me levantaron la bata para ver si yo tenía pene o vagina”, cuenta Fernando, una persona Trans masculino, venezolano y quien llegó a Chile hace 6 años.

Fer, de 32 años explica a la Red.cl que ser Trans en Venezuela es mucho más riesgoso que en Chile “Iba a ser mucho más difícil hacer la transición, no hay para derechos para migrantes Trans, yo me vine con una oferta de trabajo, si bien no resultó, comencé a ser Fernando, a ser yo mismo”.

Relata que la violencia médica la vivió desde niño, su familia lo llevo a médicos quienes no sabían lo que era ser una persona Trans “y buscaban un trastorno”.

Aunque en la actualidad ha vuelto a conversar en la distancia con su madre, la relación familiar sufrió un quiebre cuando sus padres conocieron de sus sentimientos, ellos colocaron reglas rígidas, finalmente lo terminaron echando del hogar “yo no los culpo, a mi madre le exigían ser así, socialmente, hay un sistema heteronormativo y formativo y aquí no entran las personas Trans, a mi me obligaron de niño a ser mujer”.

Fernando quien vive con su pareja hace 9 años, alza la voy por los migrantes que hoy están llegando a Chile “en los migrantes que están llegando a Chile vienen caminando mujeres Trans, Hombres Trans , niñes Trans y no se ven, nadie los ve pero están entre todos los que llegan”, dice.

El padre de Fernando, falleció el mismo día en que Valentín murió, lo que generó en él un doble sentimiento “yo tuve en dos oportunidades intentos de suicidios”, y se pregunta en tono reflexivo a caso su padre habrá logrado entender y comprenderlo.

La profesional Daniela Torreblanca, indica que la violencia hacia la persona Trans tiene diversas manifestaciones, partiendo, tal como se nombró con anterioridad, en la familia que termina por expulsar a la persona Trans del hogar, pero también “cuando la familia trata de ser amorosa con la persona pero siguen llamándola (lo) (le) por el nombre real y no social o el que ha elegido la persona en su transición”, aclara.

La psicóloga, agrega otras manifestaciones de violencia “que te griten en la calle o ser víctima de miradas acosadoras así también ser fetiches por asumir que la mujer trans es trabajadora sexual o también cuando realizan preguntas sexualizadas que parten de la curiosidad pero terminan siendo un acoso”.

El arte, la trinchera de los invisibles

El arte siempre ha sido un lugar de reinvindicación, en los momentos más oscuros que puede vivir una sociedad, las manifestaciones artísticas son una trinchera desde la cual luchar, visibilizar las injusticias que sufren los grupos vulnerados, los disidentes, los invisibilizados, y la vez, tiene la capacidad de ser el escenario desde donde desenmascarar el abuso de poder de quienes aseguran ser dueños de la verdad.

Así lo vive Ricardo, fotógrafo, no binario y conocido artísticamente como @foreverveintidos, quien desde la disidencia aporta en el área audiovisual a la reinvindicación de los derechos, espacios y reconocimiento “de los compañeres Trans masculinos, Trans femeninos y toda la comunidad “LGTBQ+”.

“Trabajo desde la trinchera del arte, mi trabajo tiene que ver con mi propia historia, llevo mucho tiempo registrando a las personas Trans en Santiago , que es el lugar que habito, pero también en regiones”.

Ricardo abre su interior a La Red.cl y su rostro se ilumina cuando relata la la puesta en escena de la exposición fotográfica que llevó por nombre “Amor y Furia” y que el año pasado pudo concretar en el Parque Bustamante, donde se encuentra el monumentos de Manuel Rodríguez.

“Esta acción surge en el Estallido Social, quería instalarla en los muros de la Plaza Baquedano pero era muy peligroso por la violencia policial, dejé pasar el tiempo y fuimos al Parque Bustamante, nos organizamos y empezamos, fue hermoso, lo hicimos con mucha rabia y amor”.

Ricardo relata que esta muestra tenía más de 80 fotografía y que un día llegó la Municipalidad “a censurar, borraron todo y sacaron las imágenes”. Sin embargo, al tiempo volvieron a organizarse y desde Mapa LGBTQ+ y de la Trinchera LGBTQ+ le ofrecieron ayuda para montar nuevamente la exposición, se reunieron alrededor de 12 artistas “volvimos a montar en el monumento” .

El artista @foreverveintidos se entristece y cuenta que un día cuando la exposición llevaba dos meses, les avisaron que la exposición había recibido un ataque de odio “destruyeron la exposición”.

De acuerdo a lo investigado por La Red.cl el ataque se lo habría adjudicado un grupo denominado “Resistencia Intelectual Patriota”, que se identifica como un grupo de acción callejera dedicado a borrar murales comunistas”

Cada relato de este reportaje da cuenta que el miedo es parte de la vida de cada uno de ellos, ellas y elles y por lo mismo tratan de cuidarse y tomar resguardo ante posibles ataques. Cada testimonio es un llamado desesperado a ser reconocidos como personas, como integrantes de la sociedad y a ser respetado como ser humano desde la empatía.

En la reflexión quedan las palabras dichas hace unos días atrás por una de las integrantes de la mesa de la Convención Constitucional, antes de empezar la sesión en el pleno: “(…) por los casos de violencia y crímenes de odio que hacen que nuestras expectativas de vida especialmente de nuestras compañeres Trans no supere los 40 años de edad, les llamo a todos a tenerles en consideración cuando hablemos de derechos fundamentales en este país para alcanzar a los grupos históricamente discriminados y marginados como nuestras compañeres” .

En Vivo